TRANSMISIÓN y CORRUPCIÓN del Nuevo Pacto Familias Textuales

2 pages
281 views
of 2

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
El Texto Sagrado. Una historia de 6.000 años: Su origen y transmisión, su corrupción y reconstrucción. TRANSMISIÓN y CORRUPCIÓN del Nuevo Pacto Familias Textuales En los primeros días de la Iglesia Cristiana, luego de Antioquía, Constantinopla, Cartago o Roma, se les que una carta apostólica era enviada a una proveían copias de las Escrituras en la forma que era congregación o a un individuo, o despué
Similar Documents
Transcript
  Sociedad Bíblica Iberoamericana. www.labiblia.org   www.facebook.com/labiblia.org  El Texto Sagrado. Una historia de 6.000 años:  Su srcen y transmisión, su corrupción y reconstrucción. TRANSMISIÓN y CORRUPCIÓN del Nuevo Pacto Familias   Textuales En los primeros días de la Iglesia Cristiana, luego de que una carta apostólica era enviada a una congregación o a un individuo, o después que un Evangelio era escrito a fin de llenar las necesidades de un público lector en particular, se elaboraban copias con el propósito de extender su influencia y facilitar a otros sus beneficios. Era por lo tanto inevitable, que esas copias manuscritas contuvieran un número mayor o menor de diferencias en  palabras con respecto a su original. La mayor parte de las divergencias surgieron por causas involuntarias, tales como confundir una letra o palabra con otra parecida. También, los diptongos o triptongos de igual pronunciación, en oportunida-des podían ser confundidos por los escribas oyentes. Tales errores accidentales eran casi inevitables doquiera se copiaban a mano largos pasajes, y había más posibilidades de que ocurrieran si el escriba tenía vista u oído defectuoso; si era interrumpido en su labor; o si a causa del cansancio, estaba menos atento de lo que debía estar. Otras divergencias textuales surgieron de intentos deliberados por suavizar formas gramaticales toscas, o por tratar de eliminar partes -real o aparentemente- obscuras en el significado del pasaje. Algunas veces, un copista substituía o añadía lo que le parecía ser una palabra o forma más apropiada, quizá derivada de un pasaje  paralelo (armonización de lecturas similares). De esta manera, durante los primeros siglos que siguieron a la conformación del Canon del Nuevo Testamento, surgieron centenares –y aun millares - de las llamadas variantes textuales. TIPOS DE TEXTO Durante los primeros años de expansión de la Iglesia, se desarrollaron los que hoy conocemos como textos locales del Nuevo Testamento. A las nuevas congregaciones establecidas en grandes ciudades o cerca de ellas, tales como Alejandría, Antioquía, Constantinopla, Cartago o Roma, se les  proveían copias de las Escrituras en la forma que era corriente en esa área. Al hacer copias adicionales, el número de lecturas especiales e interpretaciones eran conservadas y hasta cierto punto aumentadas, de tal manera que llegó a crecer un tipo  de texto más o menos peculiar de esa localidad. Hoy es posible identificar la clase de texto preservado en manuscritos del Nuevo Testamento, al comparar sus características textuales con las citas de esos mismos  pasajes en los escritos de la patrología cristiana residente en los principales centros eclesiásticos, o cerca de ellos. Al mismo tiempo, las peculiaridades del texto local tendían a diluirse y mezclarse con otras clases de texto. Un manuscrito del Evangelio según Marcos copiado en Alejandría, por ejemplo, y llevado luego a Roma, ejercería sin duda, cierta influencia en los copistas que transcribían el texto de Marcos que era corriente en Roma. En líneas generales, sin embargo, durante los primeros siglos, las tendencias a desarrollar y preservar un tipo  particular de texto local, prevalecieron a la mezcla de ellos. De esta manera, se formaron varios tipos de texto del Nuevo Testamento, de los cuales, los más importantes son los siguientes:  El Texto Alejandrino. Este tipo de texto es usualmente considerado como el mejor y más fiel en la preservación del Original. Sus características principales consisten en su  brevedad y austeridad. Esto es, el texto Alejandrino es generalmente más corto que las demás clases de texto, y no exhibe el grado de  pulidez gramatical y estilística que caracteriza al tipo de texto Cesariense, y en mayor grado aún, al tipo de texto Bizantino. Hasta muy recientemente, los dos principales testigos del texto Alejandrino eran el códice Vaticano  y el códice Sinaítico , manuscritos en pergamino del 330 d.C. Sin embargo, con la adquisición de los  papiros Bodmer, particularmente el  p66   y el  p75 , ambas copias cercanas a finales del siglo  Sociedad Bíblica Iberoamericana. www.labiblia.org   www.facebook.com/labiblia.org segundo de nuestra Era, existe evidencia de que el tipo de texto Alejandrino puede ser retro-traído hasta un arquetipo ubicado con todo rigor en el 125 d.C.    El Texto Occidental. Este texto era corriente en Italia, Galia, Nor-África y Egipto. Su arquetipo  puede también retrotraerse hasta el siglo segundo. Utilizado por Cipriano, Tertuliano, Ireneo, y Tatiano, su presencia en Egipto está demostrada por los papiros  p38  y  p48  (cercanos al 300 d.C.). Los manuscritos griegos más importantes que representan el tipo de texto Occidental son el códice  Beza   Cantabrigiensis , del siglo V o VI (contentivo de Evangelios y Hechos), el códice Claromontanus , del siglo VI, (contentivo de las Epístolas Paulinas) y, el códice Washingtonianus  (W), del final del siglo IV o principios del V (Contentivo de Marcos 1.1 hasta 5.30). De igual manera, las versiones latinas antiguas son testigos notorios del tipo de texto Occidental, y se encuentran dentro de grupos  principales tales como las formas africana, italiana e hispana del texto latino antiguo. La característica  principal del tipo de texto Occidental es su intensa  paráfrasis.   El Texto Oriental. Parece haberse srcinado en Egipto (está respaldado por el papiro Chéster Beatty (  p45 ). Fue traído quizá por Orígenes a Cesarea, donde fue utilizado por Eusebio y otros. De Cesarea fue llevado a Jerusalén, y allí utilizado por Cirilo y  por un grupo de armenios que, en épocas tempranas, tenían una colonia en Jerusalén. Los misioneros armenios llevaron el tipo de texto Cesariense a Georgia, donde influyó en la Versión Georgiana , como también en el manuscrito griego del siglo IX, códice Korideti (Q). Según parece, el tipo de texto Cesariense tuvo una larga y accidentada carrera. De acuerdo con los puntos de vista de la mayoría de eruditos, se trata de un texto oriental, caracterizado  por una mezcla de lecturas occidentales y alejandrinas, en el cual puede observarse un  propósito de transformación “elegante” de sus expresiones, distinción que es especialmente notable en el tipo de texto Bizantino.  El Texto Bizantino. Este es el último de los varios tipos distintivos de texto del Nuevo Testamento. Lo caracteriza su esfuerzo por hacerlo aparecer “completo” y con mucha lucidez. Sin duda alguna, los constructores de este texto intentaron  pulir   cualquier forma ruda del lenguaje, combinaron también dos o más lecturas divergentes en una sola lectura expandida (llamado  fusión ), y armonizaron  pasajes paralelos divergentes. Este estilo textual fue  producido en Siria, y luego llevado a Constantino- pla, donde fue distribuido ampliamente el Imperio Bizantino. Su mejor representante es el códice  Alejandrino  y la gran masa de manuscritos minúsculos . Desde el siglo VI hasta la invención de la imprenta, el Bizantino fue el texto de mayor circulación, y el único autorizado por la Iglesia Católica. J. Hort lo describe así: “Las cualidades que los autores del texto Bizantino parecieran más interesados en resaltar, son lo lúcido y lo completivo. Ellos estaban evidentemente ansiosos, hasta donde fuera posible, y sin recurrir a medidas violentas, en remover toda piedra de tropiezo en el camino del lector ordinario. También estaban igualmente deseosos de que éste obtuviera los beneficios de la parte instructiva contentiva en todo el texto existente, sin confundir el contexto o introducir aparentes contradicciones. Nuevas omisiones, por ende, son raras, y cuando ocurren, usualmente quieren contribuir a aparentar  simplicidad. Por otra parte, abundan las nuevas interpolaciones, la mayoría de ellas hechas debido a armonizaciones u otra similitud, pero afortuna-damente identificables por ser caprichosas o incompletas. Tanto en tema como en dicción, el texto Bizantino es visiblemente un texto ‘completo’. Se deleita en pronombres, conjunciones, expletivos,  y provee enlaces de todo tipo, así, como también añadiduras de consideración. Como distinguiéndo- se del valor denodado de los escribas occidentales y de la erudición de los alejandrinos, el espíritu de  sus correcciones es al mismo tiempo sensible y débil. Totalmente irreprochable en bases literarias o religiosas respecto a una dicción vulgar o indigna, pero mostrando una ausencia de discernimiento crítico-espiritual, presenta el Nuevo Testamento en una forma blanda y atractiva, pero notablemente empobrecido en fuerza y sentido, más apropiado para la lectura rápida o recitativa que  para el estudio diligente y repetido.” Esta forma alterada de texto griego fue la más aceptada y reconocida, y sirvió de base para la edición impresa de Erasmo de Rotterdam, la cual llegó a ser famosa por su nombre latino de Textus  Receptus.  
Related Search
Advertisement
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks