No se cuál será su sentir mi querido amigo pero hay una pasión compulsiva en mi corazón que me dice al oído que hay más de lo que yo ya conozco.docx

8 pages
0 views
of 8

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Description:
Similar Documents
Tags
Transcript
   No se c uál será su sentir mi querido amigo pero hay una pasión compulsiva en mi corazón que me dice al oído que hay más de lo que yo ya conozco, más de lo que yo ya tengo. Esto me hace estar celoso del Apóstol Juan quien escribió el Apocalipsis. Me causan envidia las  personas que, trascendiendo este mundo, han logrado vislumbres de otro mundo y de otros ámbitos, y ven cosas acerca de las cuales yo apenas alcanzo a soñar. Yo sé que sí hay más. Y una de las razones por las cuales lo sé, son las personas que lograron ese más y nunca volvieron a ser los mismos de antes. ¡Procuradores de la  presencia de Dios! Mi oración a Dios es: ¡Yo te quiero ver tal    como Juan te vio!  A través de toda mi lectura y estudio de la Biblia, jamás encontré a ninguna persona que la Escritura mencione que haya tenido un encuentro real con Dios y luego se haya apartado y rebelado contra él. Una vez que usted a experimentado al Señor en su gloria, no puede darle la espalda, ni olvidarse de su toque Divino. Ya no es un momento o una doctrina, sino una experiencia. Por eso es que el Apóstol Pablo decía: Yo sé en quién he creído... (2ª de Timoteo 1:12) Infortunadamente muchas personas en la Iglesia dicen: Yo sé acerca de quien he creído. Eso significa que no lo han conocido en su gloria. Una razón por la cual la gente  sale de las iglesias por la puerta trasera, tan rápido como entra por la puerta principal, es porque ha tenido más un encuentro con el hombre y con nuestros programas, que un verdadero encuentro con Dios, con la inolvidable majestad y el poder del Todopoderoso. Lo que se necesita es experiencias como la del camino a Damasco, como el encuentro de Saulo con Dios mismo.' Esto habla con claridad de la diferencia entre la Omnipresencia, y la presencia manifiesta de Dios. La frase omnipresencia   de Dios se refiere al hecho de que Él está en   todas  partes, en todo momento. Él es esa partícula en el   núcleo atómico que los físicos nucleares no pueden ver, sino   tan solo rastrear. El evangelio de Juan menciona está cualidad   cuando dice: ... y sin él nada de lo que ha sido hecho,   fue hecho. (Juan 1:3b) Dios está en todo lugar y en todas   las cosas. Él es el componente de todo: tanto de la sustancia que aglutina las partes del universo, como de esas partes   en sí. Esto explica por qué una  persona puede sentarse en el banquillo de un bar en estado de ebriedad, y de repente sentir la convicción del Espíritu Santo, sin el beneficio de un predicador, de la música o de cualquiera otra influencia cristiana. Dios está allí en el bar con ella, y la aletarganten capacidad del alcohol de disminuir las inhibiciones, también elimina su inhibición hacia Dios. Infortunadamente en ese momento, no es siempre una elección de su voluntad la que la mueve a acercarse a Dios, sino más bien el hambre de su corazón. Su mente está adormecida, pero su corazón está hambriento. Cuando su mente se recupera para descubrir que su voluntad no ha sido quebrantada, a menudo retrocede por cuanto   no ha sido un encuentro válido. Un corazón hambriento dentro de un hombre con una mente no dispuesta y una voluntad sin quebrantar (no sometida) es equivalente a la miseria misma. Ahora bien, si Dios puede hacer esto en el recinto de una cantina, ¿por qué habríamos de sorprendernos por todas las demás cosas que puede hacer por sí mismo ? (La mayoría de los creyentes que no tenían un trasfondo religioso, le dirán que la primera vez que sintieron una punzada de convicción de parte de Dios fue en cualquier lugar o ambiente diferente a un servicio religioso.) Todos estos ejemplos ilustran los efectos de la omnipresencia de Dios, su atributo de estar presente simultáneamente en todo lugar y en todo momento. La presencia manifiesta de Dios  Pero, aunque Dios está presente en forma simultánea en todo lugar y en todo momento, también hay ocasiones cuando concentra la esencia misma de su ser en lo que muchos llaman la manifiesta presencia de Dios. Cuando esto ocurre hay una fuerte sensación y conciencia de que Dios mismo ha entrado al recinto. Se podría decir que aunque ciertamente él está en todas partes, a toda hora, existen también períodos específicos de tiempo cuando está más aquí que allá. Por una razón Divina Dios elige concentrar su  presencia o revelarse a sí mismo con mayor intensidad en un lugar que en otro, y en un tiempo más que en otro cualquiera. Esta idea o concepto quizá incomode su teología. Quizá  piense: Un momento, Dios siempre está aquí. Él es omnipresente.  Eso es cierto, pero ¿por qué entonces dice él: Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro ... ? (Ver 2º de Crónicas 7:14) Si ellos ya son su pueblo, ¿qué otro nivel de Él deben buscar ? ¡Buscar su rostro! ¿Por qué? Porque su  favor   fluye dondequiera que se dirige su rostro. Usted puede ser un hijo de Dios y no tener su favor, así como un hijo terrenal o humano puede no gozar de favor, aunque sigue sien58 do hijo. Hay una frase en este versículo particularmente interesante. Dios dijo a su pueblo para todas las generaciones que si busca su rostro, y se convierten de sus malos caminos, Él escuchará y sanará su tierra. ¿Cómo pueden ser el pueblo de Dios y andar en malos caminos? Tal vez nuestros malos caminos explican porqué estamos satisfechos de andar en vecindad con Él, en vez de contemplar fijamente su rostro. Lo único que volverá el enfoque y el favor de Dios hacia nosotros es nuestra hambre de Él. Debemos arrepentirnos, alcanzar su rostro y orar: Padre Dios, míranos y te miraremos. Guiados por el ojo de Dios Con demasiada frecuencia el pueblo de Dios es guiado sólo por su Palabra escrita o por  palabra profética. La Biblia dice que Él quiere que vayamos más allá, a un mayor grado de ternura y de devoción hacia él hasta alcanzar una madurez más profunda que le permita guiarnos con su ojo (Ver Salmo 32:8-9) En la clase de hogar en el cual yo fui criado, mi madre o mi padre, con sólo darme una mirada, lograban su propósito. Si me  pasaba de la raya en mis necedades infantiles, no tenían que decir una palabra. Sólo con una mirada a sus ojos me daban la guía y dirección que necesitaba. ¿Todavía necesita usted oír una voz de trueno detrás del púlpito? ¿O una penetrante palabra profética para enderezar sus caminos? ¿O es capaz de leer las emociones de Dios en su rostro? ¿Tiene un corazón  blando y tierno, tanto que la mirada de Dios puede guiarlo y hacerle sentir convicción de  pecado? Cuando él mira su camino, ¿está dispuesto a decir: No puedo hacer eso; no puedo decir tal cosa, o ir a ese lugar, porque desagradaría a mi Padre ? La mirada de Jesús produjo convicción de pecado en Pedro. Y como si fuera música escuchada en el altar, el canto de un gallo conmovió hasta las lágrimas su tierno corazón. Dios está en todo lugar, pero no dirige su rostro y su    favor a todo lugar. Por eso nos dice que busquemos su rostro. Sí; él está con usted en toda ocasión en que se reúne con otros creyentes en un servicio de adoración. Pero, ¿cuánto hace que su hambre de Dios lo hizo  buscar el abrigo de su regazo y como un niño alcanzar su rostro y lograr que él se volviera hacia usted? intimidad con él! Eso es lo que Dios desea de nosotros, y su rostro debe ser nuestro máximo objetivo. Los israelitas se referían a la manifiesta presencia de Dios como la Gloria  shekína. Cuando David habló de traer el arca del pacto otra vez a Jerusalén, no estaba interesado en el cofre cubierto de oro, con los utensilios que contenía. Su interés era la amada presencia que cubría el espacio entre las alas extendidas del querubín que estaba en su parte superior. Eso era lo que él quería porque había algo especial en ella que significaba que Dios mismo estaba presente. Y dondequiera que esa Gloria o presencia  manifiesta de Dios iba, había victoria, poder y bendición. La intimidad con Dios siempre nos traerá su bendición, pero la búsqueda de la bendición no siempre nos traerá la intimidad. El motivo de nuestro clamor es una restauración de la presencia manifiesta del Señor. Cuando Moisés estaba expuesto a la Gloria de Dios, el residuo de esa Gloria hacía su rostro tan resplandeciente que cuando bajó del monte el pueblo dijo: Moisés, cubre tu rostro. No podemos soportar mirarte así. (ver Éxodo 34:29-35) Cuando alguien o algo es expuesto a la manifiesta presencia del Señor, comienza a absorber la esencia misma de Dios. ¿Se imagina cómo sería en el Lugar Santísimo? ¿Cuánto de la gloria de Dios fue absorbida por las pieles de tejón, por el velo y el arca misma? El legado de un lugar donde Dios permanece Cuando Dios se manifiesta entre la gente o visita un lugar, comienzan a ocurrir cosas sólo  porque él está allí. Si no lo cree, pregúnteselo a Jacob. Miremos en particular aquel viaje en huída de sus problemas. En un determinado momento Dios le dijo que regresara a Betel, que significa casa de Dios y él le dijo a los miembros de su familia: Si podemos regresar a Betel construiré un altar a Dios y todo estará bien. (Génesis 35:1-3) Jacob sabía que la  presencia de Dios habitaba en Betel. Es interesante leer lo que ocurrió cuando Jacob y su familia hicieron ese viaje a Betel: Y salieron,  y el terror de    Dios estuvo sobre las ciudades que había en sus alrededores, y no persiguieron a los hijos de Jacob. (Génesis 35:5) La  palabra Hebrea terror proviene de una raíz que significa postrarse, abatirse, ya sea por violencia o por confusión y temor: ? Si queremos que el temor del Señor vuelva al mundo, entonces la Iglesia debe regresar a Betel, el lugar de su manifiesta presencia. Tropezando con la nube La presencia manifiesta de Dios a menudo permanece en un lugar, aunque no haya nadie a su alrededor. Recuerdo el día cuando un miembro de la junta de una iglesia que el Señor había invadido cruzó la plataforma en el santuario un día de mitad de semana. No regresó. Tres horas más tarde alguien notó que no estaba y fue a buscarlo. Había penumbra en el santuario y cuando se encendieron las luces, allí estaba el hombre postrado en la plataforma donde había caído después de tropezar con la nube de la presencia de Dios. Hay ocasiones cuando una nube de la presencia de Dios aparece repentinamente, porque su  pueblo entra en adoración. Entonces las cosas se tornan impresionantes. Bien puede ser la  bruma de la Gloria de Dios que comienza a volverse densa ante nuestros ojos. Yo no tengo una clara comprensión de ella, pero le cuento que ha ocurrido. . ¿Qué podría ocurrir en una ciudad o en una región siesta fuerza de su presencia se expandiera más allá de la edificación de la iglesia? La unción y la Gloria Cuando la unción de Dios reposa sobre la naturaleza humana, hace fluir en ella lo mejor. Uno de los cuadros más claros que encontramos en la Biblia en cuanto a la unción y su  propósito, está en el libro de Ester. Cuando Ester se preparaba para su presentación ante el rey de Persia, se le sometió a un año de purificación durante el cual fue repetidas veces  bañada con una unción fragante y perfumada (como una ironía, utilizaban los mismos ingredientes presentes en la adoración de los Hebreos: incienso y aceite de unción). un año de preparación para una noche    con el rey! Un beneficio lógico de todos estos baños con perfumes era que cada hombre que se le acercara, dijera o pensara: iQué fragancia... qué aroma...qué bien hueles! Sin embargo, Ester no les dio tanta importancia por la misma razón que usted y yo jamás  permitiríamos que la opinión y aprobación de los demás nos distrajera: El propósito de la unción no es lograr la simpatía humana, sino la del Rey. Es mucho más importante la aprobación del Rey que la de la gente. El rey David fue ungido  por Dios mucho antes de ser ungido por el hombre. Buscó la aprobación de Dios más que la aprobación humana. ¡Él buscó a Dios hasta alcanzarlo! Hemos prostituido demasiado la unción de Dios. Nos preparamos para Él y nos empapamos de su preciosa fragancia y luego, todo lo que hacemos es un espectáculo para la gente.  Nunca llegamos a la recámara del Rey pues en el camino terminamos flirteando con otros, seducidos por ellos, nos convertimos así en amantes baratos. Es necesario que recordemos que nuestro Rey no aceptará productos sucios o manchados. Solamente las vírgenes  pueden entrar a su recámara. Digo que prostituimos la unción del Señor en el sentido en que consideramos: i Que buena predicación! o ¡Que hermosa interpretación! y le damos al hombre la gloria y la atención (o la buscamos de él). Procuramos agradar a la carne,  buscamos la complacencia humana. Aun nuestros servicios están estructurados para complacer a la gente. La unción produce en realidad una cantidad de cosas buenas en nuestra vida y rompe el yugo de la opresión. Pero éstas son sólo un subproducto. Es algo así como cuando yo me aplico colonia para agradar a mi esposa. El subproducto es que yo huelo bien a todo el mundo, pero el verdadero propósito al aplicármela es, en forma  primordial, ella, y no los demás. El problema con la unción surge cuando la utilizamos para impresionar y para flirtear unos con otros. Pasamos por alto su propósito primario de encubrir el ofensivo humor de nuestra propia carne. Cuando Ester entró a la recámara de las mujeres del rey, recibió aceites y jabones para su purificación. Este saturante proceso estaba diseñado para convertir una chica campesina en una princesa. Repito que el verdadero propósito de la unción no es hacer una buena impresión, parecer bien, u oler bien a la gente. Estos son sólo sus subproductos, pero el propósito real es merecernos su favor en la recámara del Rey. Nuestra carne tiene un humor fuerte ante el Rey, y la unción nos hace aceptables ante él. ¡Es de Dios el proceso de convertir campesinas en princesas y novias  potenciales en esposas! La unción nos permite adorar o predicar mejor, pero necesitamos recordar que ella, ya sea que venga a nosotros individualmente o en forma colectiva, no es el fin en sí misma, sino el comienzo. Algunos pueden prostituir la unción danzando frente al velo de la presencia de Dios, sin darse cuenta que el propósito integral es prepararlos  para entrar,  para traspasar el velo y penetrar en su Gloria. La recámara del Rey, el Lugar Santísimo, espera a los ungidos. El aceite de la unción era derramado sobre todas las cosas en el Lugar Santísimo, incluyendo las vestiduras del sacerdote. Luego tomaban perfume en polvo para ungir    el ambiente.  Después tomará (Aarón y sus sucesores) un in censario lleno de brasas el efuego elel altar ele elelante de Jehová, y  sus pWlos llenos elel perfume aromático molido, y lo llevará detrás elel celo.y  pondrá el perfume sobre el.tilCgo delante ele Jehová, y la nube del perfume cubrirá el  propiciatorio que está sobre el testimonio, para que no muera. (Levítico 16:12.13)Bajo las ordenanzas del Antiguo Testamento, la última   cosa que el sumo Sacerdote hacía antes de entrar al Lugar    Santísimo, era ubicar un puñado de incienso, (símbolo dela unción) en un
Related Search
Advertisement
Related Documents
NO MAS DE LO MISMO
Oct 12, 2017

NO MAS DE LO MISMO

ya no se cual es
Oct 27, 2017

ya no se cual es

View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks