Matthew Lipman - El descubrimiento de Harry (11-14).pdf

74 pages
43 views
of 74

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
El descubrimiento de Harry Matthew Lipman Traducción Miguel Lizano Ordovás EDICIONES DE LA TORRE Madrid, 1988 Proyecto Didáctico Quirón. Programa Filosofía para Niños. Coordinador: Félix García Moriyón. ® Del texto: Mathew Lipman ® De esta edición: Ediciones de la Torre Primera edición: junio, 1988 ISBN: 84 86.587-41-7 Depósito legal: M. 23579-1988 Impreso en España
Similar Documents
Transcript
       El descubrimiento de Harry Matthew Lipman Traducción Miguel Lizano Ordovás EDICIONES DE LA TORRE Madrid, 1988 Proyecto Didáctico Quirón. Programa Filosofía para Niños. Coordinador: Félix García Moriyón. ® Del texto: Mathew Lipman ® De esta edición: Ediciones de la Torre Primera edición: junio, 1988 ISBN: 84 86.587-41-7 Depósito legal: M. 23579-1988 Impreso en España Printed in Spain    RESEÑA El descubrimiento de Harry Stottlemeier es una de las novelas que componen el currículum Filosofía para Niños, un currículum diseñado para proporcionar a los niños y  jóvenes un pensamiento crítico, reflexivo y solidario. Ocupa el cuarto lugar en una serie de siete novelas y está destinada fundamentalmente a niños entre las edades de once y catorce años (desde 5º de EGB hasta 1º de BUP y FP). Son constantes las quejas de los profesores sobre las deficiencias con las que los alumnos llegan a los cursos superiores, en los que siguen mostrando fallos importantes en destrezas cognitivas básicas. Ello ha llevado a insistir cada vez más en la necesidad de potenciar el desarrollo de esas destrezas desde los primeros años de la escuela, de enseñar a los alumnos a pensar de forma crítica y creativa, consolidando paso a paso el dominio de los conceptos y procedimientos propios de un pensamiento riguroso. Una observación similar podría hacerse en el ámbito de la educación ética. Desde 1969, Matthew Lipman, profesor en la universidad de Columbia, Nueva York, viene desarrollando un programa, bajo el nombre de Filosofía para Niños,  que abarca ambos aspectos y parte del supuesto de que debe ser en y desde la filosofía el ámbito en el que se aborde la educación de los niños. El descubrimiento de Harry  es el título central del Programa. Consta de una novela y un manual del profesor y puede utilizarse desde 4º de E.G.B. a 1º de B.U.P. o F.P. La novela nos ofrece situaciones de la vida cotidiana de los niños en una escuela, preocupados por descubrir el sentido de las experiencias que les van ocurriendo. El manual del profesor contiene cuatrocientas cincuenta páginas de variados ejercicios, basados en la novela, orientados a desarrollar las destrezas básicas cognitivas (razonamiento hipotético, inductivo y deductivo, analogías, generalizaciones, etc.).Proyecto Didáctico Quirón Programa Filosofía para Niños    Capítulo I Seguramente no habría ocurrido si aquel día Harry no se hubiera dormido en la clase de ciencias. Bueno, en realidad no es que se hubiera dormido. Simplemente, se distrajo. El señor Bradley, el profesor, estaba hablando del sistema solar y de que todos los planetas giran alrededor del Sol, y de pronto Harry dejó de escuchar, porque en el acto se encontró contem-plando en su mente un enorme y llameante Sol con todos los diminutos planetas girando constantemente a su alrededor. De pronto se dio cuenta que el señor Bradley le miraba fijamente. Harry intentó despejar la mente para prestar atención a la pregunta: — ¿Qué es una cosa que tiene una larga cola y tarda setenta y siete años en dar una vuelta alrededor del Sol? Harry se dio cuenta que no tenía ni idea de la respuesta que esperaba el señor Bradley. ¿Una larga cola? Por un momento consideró la posibilidad de decir «el Can Mayor» (acababa de leer en la enciclopedia que a Sirio también se le llamaba «Can Mayor»), pero pensó que al señor Bradley no le iba a hacer gracia esa respuesta. El señor Bradley no tenía mucho sentido del humor, pero sí una gran paciencia. Harry sabía que disponía de cierto tiempo, que podía ser suficiente para encontrar algo que decir. «Todos los planetas giran alrededor del Sol — recordaba que había dicho el señor Bradley — .» Y este objeto con cola, fuera lo que fuera, también daba vueltas alrededor del Sol. ¿Podría ser también un planeta? Valía la pena probar. — ¿Un planeta? — preguntó con ciertas dudas.No estaba preparado para la carcajada general. Si hubiera prestado atención, habría oído al señor Bradley decir que el objeto al que se refería era el cometa Halley y que los cometas dan vueltas alrededor del Sol, igual que los planetas, pero decididamente no son planetas. Por suerte, justo entonces, sonó el timbre y se acabaron las clases por aquel día. Pero al volver a casa, Harry aún se sentía mal por no haber sabido responder cuando el señor Bradley le preguntó. Además, estaba perplejo. ¿En qué se había equivocado? Repasó el razonamiento que había seguido para dar aquella respuesta. «Todos los planetas giran alrededor del Sol», había dicho muy claramente el señor Bradley. Y este objeto con cola también gira alrededor del Sol, solo que no es un planeta. «De modo que hay cosas que giran alrededor del Sol y no son planetas — se dijo Harry — . Todos los planetas giran alrededor del Sol, pero no todo lo que gira alrededor del Sol es un planeta.» Y entonces Harry tuvo una idea: «Las oraciones no se pueden invertir Si la parte final de una oración se pone al principio, dejará de ser» verdadera. Por ejemplo, la oración “todas las encinas son árboles”, si se invierte, se convierte en “todos los árboles son encinas”. Pero eso es falso. Así, es verdad que todos los planetas giran alrededor del Sol. Pero si invertimos la oración y decimos “todas las cosas que giran alrededor del Sol son planetas”, entonces ya no es verdadera, ¡es falsa!» Su idea le fascinó tanto que se puso a probarla con más ejemplos Primero pensó en la oración «todos los aviones de plástico son juguetes». «Creo que es verdad — pensó — . Ahora démosle la vuelta “Todos los juguetes son aviones de plástico”.» ¡Invertida, la oración resultaba falsa! ¡Harry estaba encantado! Probó con otra oración: «Todos los pepinos son hortalizas» (Harry tenía debilidad por los pepinos). Pero lo inverso no tenía sentido en absoluto. ¿Todas las hortalizas son pepinos? ¡Por
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks