El Principe Que Ha de Venir.pdf

136 pages
424 views
of 136

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
EL PRINCIPE QUE HA DE VENIR LA MARAVILLOSA PROFECIA DE LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL, CON RESPECTO AL ANTICRISTO. Por Sir Robert Anderson Prologo Evis L. Carballosa PUBLICACIONES PORTAVOZ EVANGÉLICO Índice Prólogo — Evis L. Carballosa ............................................... 2 Prefacio a la décima edición inglesa ..................................... 4 Prefacio a la qu
Similar Documents
Transcript
    EL PRINCIPE QUE HA DE VENIR LA MARAVILLOSA PROFECIA DE LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL, CON RESPECTO  AL ANTICRISTO. Por Sir Robert Anderson Prologo Evis L. Carballosa   PUBLICACIONES PORTAVOZ EVANGLICO     2  Índice  Prólogo  —   Evis L. Carballosa ............................................... 2    Prefacio a la décima edición inglesa  ..................................... 4    Prefacio a la quinta edición inglesa  ....................................... 8   1.   INTRODUCCIÓN ............................................................... 23   2.   DANIEL Y SU ÉPOCA .................................................... 30   3.   EL SUEÑO DEL REY Y LAS VISIONES DEL PRO- FETA ....................................................................... 33   4.   LA VISION JUNTO AL RIO ULAY ............................... 38  5.   EL MENSAJE DEL ÁNGEL ........................................... 41  6.   EL AÑO PROFETICO ..................................................... 47  7.   EL TIEMPO MÍSTICO DE LAS SEMANAS ..................   50  8.   «EL MESÍAS PRINCIPE» ............................................... 54  9.   LA CENA PASCUAL ...................................................... 60   10.   EL CUMPLIMIENTO DE LA PROFECÍA ……………   64 11.   PRINCIPIOS DE INTERPRETACIÓN ............................ 68  12.   LA PLENITUD DE LOS GENTILES ............................. 75  13.   EL SEGUNDO SERMÓN DEL MONTE ...................... 79  14.   LAS VISIONES DE PATMOS........................................ 84  15.   EL PRINCIPE QUE HA DE VENIR ………………....   90    Prólogo «C UANDO SE PUBLICA un libro nuevo, lee uno viejo.» Ese  pensamiento de la pluma de un literato que vivió hace más de un  siglo es, en cierto sentido, apropiado para la obra El Príncipe que ha de Venir.  Dicha obra es vieja porque vio la luz por primera vez en el idioma inglés en el año 1882, pero es nueva porque su contenido es tan pertinente en nuestros días como lo fue hace un siglo.   Sir Robert Anderson, autor de El Príncipe que ha de Venir,  fue, sin duda, un hombre extraordinario. Nacido en Inglaterra en el año 1841, Anderson procede de un trasfondo presbiteriano. Su instrucción no fue en el campo de la teología, sino más bien en asuntos legales. Trabajó como abogado en Dublín y en Londres.  Entre los años 1868-1888 fue consejero de la oficina británica de  Asuntos Internos en el área de crímenes políticos. También trabajó como comisionado asistente de la policía metropolitana de Londres y como jefe del departamento de investigación criminal de Scotland Yard de 1888 a 1901.    Aunque Sir Robert Anderson no podría clasificarse como un teólogo  profesional, no cabe duda que fue un estudiante ferio de la Palabra de Dios. En medio de sus ocupaciones fue un conferenciante muy  solicitado y un escritor de pluma ágil. Sus trabajos trataron principalmente temas de apologética y profecía bíblica, aunque dio atención también a otros temas. Las obras más conocidas de Anderson fueron El Evangelio y sus ministerios (1876),     3 El Príncipe que ha de Venir (1882), El Silencio de Dios (1897), La Biblia y la Crítica Moderna (1902) y Racionalismo Cristianizado y la Alta Crítica,* escrito poco antes de su muerte, en 1918.  El lector de habla castellana, no importa su persuasión teológica, debe sentirse complacido con la publicación de El Príncipe que ha de Venir.  Esta obra consiste de un estudio esmerado y sobrio de la  profecía de Daniel 9:24-27, con particular énfasis en lo relacionado a la septuagésima semana y más concretamente las enseñanzas tocantes a la persona del Anticristo.   Varios son los méritos del trabajo de Sir Robert Anderson.  Primeramente, el hecho de que vivió y escribió en una época en que el mundo teológico estaba embriagado con el vino que llenaba el cáliz de la alta crítica y que era ávidamente ingerido por los racionalistas europeos. Es muy notable que Anderson no cayera víctima del desatino teológico de su tiempo sino que defendió con valentía la integridad las Sagradas Escrituras.    En segundo lugar, el autor de El Príncipe que ha de Venir aboga por un sistema congruente de interpretación 'bíblica. Un método que sea aplicable de manera consecuente a la totalidad de la Palabra de  Dios sin exceptuar la profecía. O como él mismo afirma: «No hay una sola profecía cuyo cumplimiento  se registre en las Escrituras, que no se haya cumplido con absoluta exactitud, y en cada detalle; y es totalmente injustificable asumir que un nuevo sistema de cumplimiento haya sido inaugurado después de haberse cerrado el canon sagrado» (p. 147).    Además, Sir Robert Anderson estaba interesado en exponer el Texto Sagrado. De modo que su trabajo es eminentemente exegético. Es evidente que Anderson estaba interesado en descubrir qué enseña la  Palabra de Dios. Su mente analítica e investigadora lo llevó también a trazar una cronología de las setenta semanas de Daniel, trabajo éste que ha servido de base para muchos estudiosos de temas  proféticos * Estos libros han sido editados en inglés por Kregel Publications, Grand Rapids, Michigan, EE.UU.  Puede observarse, además, que Sir Robert Anderson estaba compenetrado tanto con la historia bíblica como con la historia  secular. Prueba de esto es el uso constante de fuentes bibliográficas apropiadas y los apéndices cronológicos al final de la obra. Sin embargo, su obra está saturada de un tinte pastoral y a veces hasta devocional.    Finalmente, debe recordarse que la obra El Príncipe que ha de Venir  fue escrita srcinalmente en el año 1882. Es decir, hace casi un  siglo. Su autor murió en 1918, o sea hace más de seis décadas.  Muchas cosas han pasado desde entonces. Algunas como el establecimiento del estado moderno de Israel, la situación en él Oriente Medio y la formación de cuatro esferas de influencia mundial han fortalecido lo que Sir Robert Anderson escribió hace más de medio siglo. Seguramente si viviese, Anderson hubiese revisado y aclarado algunos de los detalles de su obra. Pero general-mente hablando hubiese podido decir lo mismo que escribió hace un  siglo.    Recomendamos, pues, a todos los estudiosos de la Biblia en él mundo de habla castellana la obra El Príncipe que ha de Venir.  No importa la persuasión teológica del lector, debe prestar atención cuidadosa a este trabajo. Nuestra felicitación sincera a Publicaciones Portavoz  Evangélico por él esfuerzo realizado. Quiera Dios usar esta obra  para estimular a muchos a un estudio más profundo del Texto Sagrado.  Evis L. C ARBALLOSA Guatemala, C A., 14 de julio de 1980      4  Prefacio a la décima edición inglesa  E L PRÍNCIPE QUE HA DE VENIR ha estado agotado por más de un año; no parecía adecuado reimprimirlo durante la guerra 1. Pero la guerra  parece haber creado un mayor interés hacia las profecías de Daniel; y como este libro está en demanda, se ha decidido publicar una nueva edición sin más tardanza. No es debido a que estas páginas contengan ninguna teoría sensacional respecto a «Armagedón». Porque «el lugar que en hebreo se llama Armagedón» no está situado  Ni en Francia ni en Flandes, sino en Palestina; y el futuro de la tierra y del pueblo del pacto será el asunto principal en la gran batalla que todavía debe librarse en aquella histórica llanura. Los estudiosos de la profecía son susceptibles de adherirse a una u otra de las escuelas rivales de interpretación. La enseñanza de los «futuristas» sugiere que esta dispensación cristiana es un blanco completo en el esquema divino de la profecía. Y los «historicistas» desacreditan las Escrituras frivolizando con el significado de palabras llanas a fin de hallar el cumplimiento de las mismas en la historio. Evitando los errores de ambas escuelas, este volumen ha sido escrito siguiendo el aforismo de Lord Bacon, de que «las profecías divinas tienen cumplimiento inicial y germinal a lo largo de muchas épocas, aunque su cumbre o plenitud pueda  pertenecer a una época determinada». 1 .   Se refiere a la Primera Guerra Mundial. (N. del T.)  
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks