El Orden Del Caos

3 pages
0 views
of 3

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Análisis/ensayo de la obra cinematográfica Pi: el orden del caos de Aronofsky en la relación a la intrínseca búsqueda de la verdad del ser humane.
Similar Documents
Tags
Transcript
    Universidad de Concepción, Concepción.   Facultad de Ciencias Sociales.   Psicología, Habilidades Comunicativas.   Fernández Wilson, Karen   Pi:   El Orden del Caos.    La humanidad condenada a la búsqueda de respuestas.   El ser humano como animal racional posee la capacidad de ser consciente de su existencia y de lo que le rodea reconociendo la realidad a la que pertenece e interactuando con los otros individuos pensantes. Esta interacción es indispensable, puesto que, como planteó Aristóteles, el hombre es un Zoon Politikon (animal sociable), es decir, depende del conjunto (el todo) para lograr desarrollarse como individuo (la  parte).   “Es pues manifiesto que la ciudad es por naturaleza anterior al individuo, pues si el individuo no puede de por sí bastarse a sí mismo, deberá estar con el todo político en la misma relación que las otras partes lo están con su respectivo todo.” (Aristóteles, Política, libro 1,1)   Esta tendencia a la vida en comunidad nos ha permitido construir diversos núcleos, los cuales están  basados en una serie de patrones que actúan como separadores e unificadores a la vez, creando lazos entre individuos que concuerdan en uno o varios aspectos pero segregándolos de aquellos que no cumplen con el patrón. Ejemplo de lo anterior son los círculos sociales íntimos, las comunidades artísticas, científicas, matemáticas, los partidos políticos, las religiones, entre otros. Sin embargo, a pesar de esta tendencia natural a relacionarnos y al mismo tiempo distinguirnos los unos de los otros y de la diversidad de núcleos con diferentes creencias, existe una pregunta general que ha perdurado a lo largo del tiempo y que se ha intentado responder desde el inicio de nuestra especie hasta el día de hoy sin conseguir una respuesta que nos deje realmente satisfechos; esta pregunta gira entorno a una idea: la verdad.   La religión y la ciencia siempre se han encontrado separadas por sus métodos y postulados, pero ambas están motivadas por la búsqueda de la verdad detrás de la realidad que observamos; ambas generan  paradigmas que serán arquetipo para el medio social y los entes sociales. Los avances en el área científica se han encargado de demostrar a través de la experimentación una serie de procesos con los cuales hemos sido capaces de comprender cómo ocurren ciertos fenómenos de los que somos conscientes pero no    tenemos la capacidad de descifrar; ha ido en busca de la verdad empírica. La religión, por su parte, en la  práctica no busca respuesta, pero se encarga de entregar una, es por esto que ha funcionado como un  placebo en la humanidad, llenando ese vacío existencial que nos deja la incapacidad de conocer y entender en su totalidad la vida; entrega un sentido que trasciende a lo empírico y material de la ciencia, entregando una respuesta espiritual basada en la fe, la cual no permite el margen de duda haciendo más fácil la existencia al creer que ya conocemos la verdad absoluta. Esta comparación nos permite evidenciar el nivel de importancia que tiene este tópico en la humanidad, ya que en ambas áreas se concentra un  poder de confianza que nosotros mismos hemos entregado solamente para poder obtener respuestas que satisfagan nuestro hambre de saber. Sin importarnos si estas son verídicas o invenciones en beneficio de ciertos individuos nos hemos alimentado de sus historias y descubrimientos de una manera desesperada, ciega y peligrosa, entregando nuestra vida a percepciones ajenas de la realidad, basando lo que somos en lo que un tercero un día postuló o profesó.   La película Pi: El Orden del Caos del director Darren Aronofsky logra plasmar perfectamente lo anterior, tanto la intrínseca búsqueda de la verdad como la presencia de ésta en la ciencia y en la religión. El argumento de esta cinta se resume en la historia de un matemático llamado Max Cohen quien ha demostrado tener una mente exquisita en capacidad intelectual desde temprana edad, pero que ha terminado encerrándose detrás de las paredes de un departamento convertido en los órganos de un complejo sistema informático con el cual intenta descubrir un patrón numérico en el mercado bursátil el cual, al igual que en la naturaleza, puede explicar y comprender el comportamiento de la bolsa. Cegado  por su hambre de respuesta, Max centra su investigación en PI, número que actúa como una alegoría del universo debido a su carácter infinito, variado y caótico, pero tras el cual ve una serie de patrones que está seguro logrará descubrir y así conseguir su objetivo. Uno de sus intentos arroja un número de 216 dígitos, el cual logra imprimir antes de que su intento de computadora estallara misteriosamente luego de este resultado.   En el camino hacia su meta se encuentra en el centro de una convergencia de intereses: la persecución de un grupo agresivo de la bolsa y unos numerólogos judíos. Ambos motivados por encontrar la gran respuesta comienzan a perseguir y acosar a Cohen. Este acontecimiento dentro de la película plasma el conflicto que ha provocado la búsqueda de la verdad, transcendiendo toda ideología, creencia u objetivo, mostrando tres áreas completamente distintas entre sí pero que logran converger detrás de una misma  pregunta vista de diferentes perspectivas: para Max es el patrón que explicaría todo elemento de la    realidad, para los inversionistas es el patrón que les permitiría conocer las variaciones en la bolsa, para los numerólogos judíos es el conocimiento absoluto de la verdad al codificar el número, puesto que obtendrían “el nombre de Dios”; a pesar de las diversas maneras de ver la verdad, todos vamos en busca de encontrar el conocimiento verdadero, nuestra vida es motivada por la búsqueda de saber. Sin importar a qué pertenecemos ni quienes somos todos estamos condenados a vivir entorno a una gran pregunta que nunca podrá ser contestada, porque podemos cuestionarnos ¿cuál es la verdad? Pero, ¿cómo responderla si no conocemos lo que contiene la palabra “verdad”?, no es más que un concepto vacío el cual puede ser llenado por definiciones subjetivas, lo que es verídico para mi puede no serlo para ti, lo que yo percibo verdadero puede ser una locura para otros y así sucesivamente, perdiéndonos en un sin fin de  posibilidades que no logran llegar al 0% del margen de error.   Al igual que el virus que hizo explotar la computadora de Max luego de obtener una respuesta que lo acercara a conocer la verdad, la búsqueda de ésta en la humanidad no es más que una enfermedad que termina atacando como un virus la mente de quienes no logran encontrar un sentido, recurriendo a  placebos que nos permitan desarrollarnos y así encerrar el monstruo hambriento por respuestas que se esconde en nuestra consciencia. De no ser así, todos terminaríamos como Cohen taladrándonos la cabeza, quien sufrió toda su vida de migrañas sin solución,   ¿Será esto una representación de la enfermedad que causa la búsqueda de la verdad en la humanidad?   REFERENCIAS   Aristóteles (1999).    La Política, Libro I  . Madrid: Alba.   Corral, D. (2014).  Análisis Narrativo de la Filmografía de Darren Aronofsky: Estilema y Tesis de su Obra (Tesis de grado). Universidad de Extremadura, España.   Watson & Aronofsky (1998).  Pi: Faith in Chaos. EEUU, Harvest Filmworks, Planttain Films, Truth and Souls Pictures, Protozoa Pictures.  
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks