Antropologia de los sueños.pdf

24 pages
2 views
of 24

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Description:
Tags
Transcript
    AIBR Revista de Antropología Iberoamericana   www.aibr.org Volumen  10 Número  3 Septiembre - Diciembre 2015Pp. 331 - 353 Madrid: Antropólogos Iberoamericanos en Red. ISSN: 1695-9752 E-ISSN: 1578-9705 Los sueños como instrumentos etnográficos Marco Tobón Universidade Estadual de Campinas Enviado:  23.07.2015 Aceptado:  18.10.2015 DOI:   10.11156/aibr.100303  332 LOS SUEÑOS COMO INSTRUMENTOS ETNOGRÁFICOS RESUMEN: Este artículo defiende la idea de que los sueños experimentados por el etnógrafo y sus in-terlocutores pueden ser incorporados como herramienta de acceso a conocimientos sobre la realidad estudiada. Para demostrarlo, el autor ofrece una serie de casos etnográficos concretos en los que los sueños participan en los procesos de comunicación, aprendizaje y comprensión de los interrogantes formulados en cada abordaje antropológico. A su vez, se exponen hechos de la investigación del propio autor entre los indígenas muina  ( uitoto ) y muinane  de la Amazonia colombiana, en los que algunos sueños propios y de algunos indígenas abrieron rutas de discusión que pusieron al descubierto conceptos y discursos que auxiliaron la comprensión de la realidad y las actuaciones sobre ella. Finalmente, el autor discute cómo algunas experiencias vitales vividas en el proceso de investigación, como los sueños en este caso, constituyen una pertinente contribución a los debates sobre los desafíos contemporáneos del quehacer etnográfico. PALABRAS CLAVE: Etnografía, sueños, método, investigación antropológica. DREAMS AS ETHNOGRAPHIC TOOLS ABSTRACT: This article defends the idea that dreams experienced by ethnographers and their interlocu-tors can be used as a tool to access knowledge and ideas about the reality studied. To prove this, the author offers a number of specific ethnographic cases in which dreams are involved in the processes of communication, learning and understanding the questions raised by each anthropological approach. At the same time facts of the author’s own research among mui-na  and muinana  indigenous peoples from the Colombian Amazon are presented. The au-thor’s own dreams and some indigenous’ dreams opened discussion routes and uncovered concepts and discourses which were helpful in understanding reality and action upon it. Finally the author discusses how some life experiences in the research process, like dreams in this case, constitute a relevant contribution to the debates on contemporary challenges of the ethnographic work. KEY WORDS: Ethnography, dreams, method, anthropological research. AGRADECIMIENTOS: Agradezco a Pedro Fermín Maguire la corrección del abstract   y a los evaluadores anónimos de la Revista de Antropología Iberoamericana  por su revisión y, especialmente, por la suge-rencia del artículo de Marko Živkovi ć  (2006).  333 MARCO TOBÓN Introducción Dicen que los sueños solo son reales mientras duran, ¿puedes decir lo mismo de la vida? ( Waking Life , película dirigida por Richard Linklater, 2001). Cuenta Jorge Luis Borges en el prólogo a Libro de Sueños  (1976), que en el relato de Joseph Addison, Espectador (1712), se observa que cuando soñamos, el alma humana logra liberarse del cuerpo y se torna a la vez el teatro, los actores y el auditorio. Incluso, agrega Borges, nos tornamos el mismo autor de la historia que se está viendo. Esta metáfora, para Borges «peligrosamente atractiva» , nos conduciría a la tesis de que los sueños «constituyen el más antiguo y el no menos complejo de los géneros litera-rios» . Esta tesis, en consecuencia, podría justificar para el escritor argen-tino no solo la composición de una historia general de los sueños, sino de su influjo sobre las letras. La antropología añadiría: también su influjo sobre lo sagrado, sobre la producción de imágenes colectivas, sobre las diferentes representaciones humanas del mundo y del extra-mundo, so-bre los miedos y las certezas, sobre lo mitológico, sobre la adquisición de conocimientos y los modos en los que convivios junto a otros (Niño, 2007: 295; Perrin, 1990: 7). Los sueños, aquello que no se ve con los ojos sino con las imágenes producidas mediante la actividad sensorial, fueron inicialmente concebidos por la antropología europea del siglo XIX como los afloramientos fantasiosos de la actividad mental, vaporosas imágenes carentes de realidad (Steward, 2004: 76). Es, gracias a discusiones pos-teriores desatadas por las posturas de la antropología relativista y otros alegatos lévi-straussianos, que los sueños empiezan a ser concebidos con la real importancia social que ocupan en las actividades culturales de muchos pueblos. Aun cuando la antropología ha dejado de abordar los sueños como si se tratara de una ilusión inescrutable, asumiéndolos como experiencias humanas cargadas de materialidad y de efectos simbólicos concretos, todavía conserva algunos rezagos de extrañeza, una especie de exotismo onírico, como si se enfrentara a hechos e historias que por tener lugar en la sinapsis más recóndita estuviera tratando con fenóme-nos que parecen más cerca de la intimidad esotérica que de lo científico. Los sueños se parecen a las lenguas en el hecho de que todos estamos dotados de la capacidad humana para producirlos, y a su vez nombran y viven de diferentes formas la realidad, diversifican las maneras de leer y habitar el mundo, comunican experiencias culturales compuestas por inimaginables contenidos simbólicos. Los sueños, para dejarlo claro, no son fenómenos incognoscibles, son experiencias vitales utilizadas por cada cultura bajo prácticas y conceptos propios. Como se lo preguntó el  334 LOS SUEÑOS COMO INSTRUMENTOS ETNOGRÁFICOS mismo Wittgenstein, «¿Por qué debería el sueño ser más misterioso que una mesa?, ¿por qué no pueden ser ambas cosas igual de enigmáticas?»  (Adorno, 2008). En esta perspectiva, aunque la antropología ha abor-dado el soñar como objeto de reflexión, aún parece reticente a incorpo-rar los sueños como una más de sus herramientas de experimentación y pesquisa. Es decir, los sueños, aparte de ser un campo de estudio antro-pológico, también pueden constituir, gracias a la inescapable capacidad del etnógrafo de soñar, recursos del trabajo etnográfico que permitan el acceso a algunas respuestas relacionadas con los interrogantes de investi-gación. Algunos estudios recientes empiezan a mostrar algunos cambios en esta dirección. En este artículo, por lo tanto, pretendo defender la idea de que la observación de los sueños y su comunicación —tanto del investigador como de las personas junto a las que trabaja—, constitu-yen importantes instrumentos de indagación en la práctica etnográfica. Algunos estudios antropológicos, como el de Niño (2007) entre los e tte  o c himila  del norte de Colombia, o bien, el de Hollan (2004) entre soña-dores de Indonesia, Nueva Guinea y Estados Unidos, sostienen que los sueños pueden constituir un medio privilegiado para la adquisición de conocimientos (Niño, 2007: 313); o también un camino para el auto-conocimiento de las experiencias vividas personalmente y junto a otros en realidades comunes (Hollan, 2004: 176). Si la antropología admite la existencia de formas de conocimiento vinculadas a la observación de los sueños, ¿por qué los mismos etnógrafos y las personas implicadas en su trabajo no pueden prestar atención a los sueños como rutas de averigua-ción y reflexión sobre los hechos de la realidad vividos en la vigilia? Si el sueño de los «otros» se torna objeto de interés antropológico, ¿por qué el sueño de «uno mismo» en tanto investigador no constituye a su vez un campo de exploración metodológica? Si, como sostiene Perrin (1990: 16), el sueño tiene una función estimulante de las propiedades creadoras del pensamiento mítico, ¿no tendrá propiedades estimulantes del pensa-miento antropológico o social?En el ejercicio etnográfico solemos poner en marcha una serie de téc-nicas posmalinowskianas (observación participante, entrevistas, trabajo de campo prolongado) y una serie de dispositivos que contribuyen a auxiliar nuestra indagación de la realidad (cámaras, grabadoras, computadores, diarios de campo). Si los sueños, a su vez, en tanto experiencia sensorial, arrojan ideas, mensajes y cuestiones relativas a nuestras preguntas e in-quietudes analíticas, no hay ninguna razón para desaprobar su utilización, o bien, existen razones válidas para contemplar su posible uso en las prác-ticas etnográficas. La postura de Marko Živkovi ć , por ejemplo, sustenta esta idea al considerar el sueño como una superfigura entre los tropos,
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x