Algunas Consideraciones Acerca de La Denuncia Del Siniestro en El Seguro de Responsabilidad Civil

4 pages
52 views
of 4

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Seguros. La denuncia del siniestro.
Similar Documents
Tags
Transcript
  Algunas consideraciones acerca de la denuncia del siniestro en el segurode responsabilidad civil   Por Mariano Sciaroni [i ]   I.- La denuncia en las disposiciones generales.  Ciertamente, la ocurrencia del siniestro y su toma de conocimiento impone una doble carga:denunciarlo al asegurador, así como reseñar los diversos daños sufridos por su ocurrencia.   La denuncia del siniestro, por ello, tiene por objeto informar al asegurador las diversascircunstancias del siniestro y sus consecuencias, a los fines que el mismo pueda, entre otrascosas controlar las circunstancias en que sucediera, establecer si se trata de un riesgoamparado, comenzar con tareas de salvamento, tomar medidas conservatorias urgentes, etc.   Según el primer párrafo del art. 46, ubicado en la Sección XI del Capítulo I (“DisposicionesGenerales”) de la Ley de Seguros 17.418, existe un plazo de tres días -en principio corridos, ysegún lo establecen los arts. 27 y 28 del Código Civil - para realizar esta denuncia.   Art. 46 Ley de Seguros: “El tomador, o derecho habiente en su caso comunicará al asegurador el acaecimiento del siniestro dentro de los tres días de conocerlo”   La sanción frente al incumplimiento de esta carga surge expresa y claramente del art. 47 de laLey de Seguros: la caducidad del derecho a la indemnización. Art. 47 Ley de Seguros: “El asegurado pierde el derecho a ser indemnizado, en el supuesto de incumplimiento de la carga prevista en el párrafo 1 del artículo 46, salvo que acredite caso fortuito, fuerza mayor o imposibilidad de hecho sin culpa o negligencia.”   Es decir, esquemáticamente, la normativa en su parte general prevé la realización de ladenuncia al asegurador dentro de los tres días de haberse producido el siniestro, siendo lasanción del incumplimiento la caducidad de los derechos del asegurado a la indemnización.   II.- La denuncia respecto el seguro de Responsabilidad Civil.  Ahora bien, en el ámbito especifico del Seguro de Responsabilidad Civil (ubicado en el CapítuloII – “Seguros de Daños Patrimoniales”) de la Ley de Seguros, encontramos el art. 115, el queestablece la obligación de denunciar el hecho amparado por la póliza de responsabilidad civilen el término de tres días, tanto si es conocido por el asegurado como si debía conocerlo.   Art. 115 Ley de Seguros: “El asegurado debe denunciar el hecho del que nace su eventualresponsabilidad en el término de tres días de producido, si es conocido por él o debíaconocerlo; o desde la reclamación del tercero, si antes no lo conocía.”Es de destacar, asimismo, que no existe dentro de la regulación específica del Seguro deResponsabilidad Civil un artículo, como el 47, que regule en forma clara la sanción específicapor incumplimiento de la carga de denunciar.   Es decir, en un seguro de incendio (art. 85 y ss de la Ley de Seguros), por ejemplo, resultaevidente que la falta de denuncia en tiempo oportuno (o directamente su omisión) permitirá alasegurador dejar de indemnizar el siniestro cubierto, basándose en lo que expresamente surgedel art. 47.Sin embargo, en el Seguro de Responsabilidad Civil, no queda enteramente claro queconsecuencias trae al asegurado, así como al tercero (que es quien intenta agredir alpatrimonio del asegurado, debiendo este ser mantenido indemne por el asegurador), la falta decumplimiento de dicha carga.    En atención a este tratamiento diferenciado que otorga la normativa a la denuncia siniestral ensu parte general y en lo que hace específicamente al seguro de Responsabilidad Civil (sin dejarde anotar que el artículo 93 regula la denuncia siniestral para los seguros de la agricultura y el103 el que corresponde al seguro de animales), surgen diversos interrogantes, resultandointeresante su análisis. III.- La omisión de la carga de denunciar y el tercero reclamante.  En lo que hace a los derechos del tercero reclamante, según lo que surge de casi unánimedoctrina y jurisprudencia, la falta de denuncia (o denuncia tardía) al asegurador le seríainoponible.   Ello es así ya que la denuncia tardía o faltante sería, en todos los casos, un hecho posterior alsiniestro, no pudiendo, según el art. 118 de la Ley de Seguros, ser opuestas defensas nacidasdespués de ocurrido este, al tercero.   Art. 118 Ley de Seguros: “... el asegurador no podrá oponer las defensas nacidas después delsiniestro.”Se deja aclarado, sin querer polemizar y en tanto no es el objeto de este trabajo, seconsiderará que en los Seguros de Responsabilidad Civil, el “siniestro se configura con laocurrencia del hecho dañoso, en tanto desde dicho momento nace para el asegurado el deberde reparación.   Es decir, sumariamente, la denuncia tardía o faltante no tendría efectos respecto el terceroreclamante.   IV.- La omisión de la carga de denunciar y el asegurado.   Ahora bien, la pregunta ahora a realizarse es que sucede respecto al asegurado que fueremiso o tardío en efectuar la denuncia siniestral, especialmente teniendo en cuenta que, comose señaló supra  , el asegurador no puede eximirse del pago frente al tercero.   Es decir, el asegurador debe pagar siempre al tercero, pero ¿Puede repetir las sumasabonadas contra su asegurado?   La respuesta parecería ser afirmativa, y existirían, en principio, dos posturas relacionadas conel posible recupero de las sumas pagadas por el asegurador al tercero, siendo el sujeto pasivoel asegurado incumplidor de la carga prevista en el art. 115.   a) La primera de ellas indica que el asegurador puede repetir frente al asegurado incumplidorlas sumas que abonara oportunamente al tercero reclamante, meramente invocando la falta decumplimiento por este último del mencionado artículo 115 de la Ley de Seguros.   La presente postura presupone aplicable el art. 47 de la normativa a los Seguros deResponsabilidad Civil.   Ello en tanto, se indica que a falta de una norma especial sobre caducidad, se debe estar a lasDisposiciones Generales de la Ley de Seguros.   Fundamentándose en que la aplicabilidad de los artículos 46 y 47 de la Ley de Seguros noresulta desplazada por el artículo 115, desde que las primeras son disposiciones de caráctergeneral, aplicables a toda clase de seguros salvo la existenciade un precepto especialderogatorio, lo que no ocurriría respecto al invocado artículo 115, que se limitaría a establecerlas particularidades de la denuncia para el seguro de responsabilidad civil.Pero se indica que nada explicita acerca del régimen general de caducidad establecido por elmencionado artículo 47, que seguiría por tanto vigente.   Ciertamente el asegurado perdería el derecho a ser indemnizado (es decir, no se mantendría  indemne su patrimonio), ya que sería el mismo asegurador quien procedería a atacarlo, previodesinteresar al tercero primigéniamente reclamante.   Desde otro punto de vista, la efectivización de la repetición frente a su asegurado moroso seríala liberación del asegurador.   Finalmente, es dable indicar que la prueba de la culpa del asegurado estaría dada por la faltade cumplimiento de la carga legal impuesta, debiendo el asegurador meramente acreditar talcircunstancia. Obviamente, el asegurado podría eximirse de responsabilidad de llegar a probarel caso fortuito, fuerza mayor o imposibilidad de hecho sin culpa que imposibilitó realizar ladenuncia en tiempo oportuno.Esta primera postura, por supuesto y en tanto la carga probatoria sería mínima, haría pocodificultosa la acción de recupero por parte del asegurador.   Lo antedicho surge, por ejemplo, de los autos resueltos por la Sala E de la Cámara NacionalComercial en fecha 29 de diciembre de 1988, caratulados “Antonio L. GIibaut S.A. C/ AmparoCía. Arg. de Seguros” (ED 137-597), así como del fallo de la Suprema Corte de la Pcia. deBuenos Aires, de fecha 3 de julio de 1990, en autos “Seguros Bernardino RivadaviaCooperativa Limitada c/ La Primera de Ciudadela Sociedad Anónima” (en DJBA 1991-140, 24 -AyS 1990-II-633). Asimismo, esta es la interpretación que recogen prestigiosos juristas delderecho del seguro como Halperín – Morandi, (Seguros, Depalma, 1983, T. I, Pág 457) yBarbato (Tratado de Derecho de Seguros, Zeus Editora, 1985, Pag 142 n° 224) .b) La segunda postura implica la inaplicabilidad del art. 47 de la Ley 17.418 al ámbito de losSeguros sobre la Responsabilidad Civil. Se señala que el legislador, al crear el art. 115 haquerido desplazar en los seguros de esta clase a los artículos 46 y 47, no siendo por elloespecíficamente aplicable este último. Ahora bien, teniendo en cuenta que el artículo 115 eshuérfano de sanción, se ha buscado la misma en la segunda parte del artículo 36 (quereglamenta la “caducidad convencional”), a lo que debería sumarse una cláusula en la póliza(la que establece la relación particular entre asegurador y asegurado), que señale la caducidadde los derechos del asegurado por falta de denuncia en término. Art. 36 Ley de Seguros:“Cuando por esta ley no se ha determinado el efecto del incumplimiento de una carga uobligación impuesta al asegurado, las partes pueden convenir la caducidad de los derechos delasegurado si el incumplimiento obedece a su culpa o negligencia, de acuerdo al siguienterégimen... b) Si la carga u obligación debe ejecutarse después del siniestro, el asegurador selibera por el incumplimiento si el mismo influyó en la extensión de la obligación asumida.” Porcierto, la cláusula que señala la caducidad por falta de denuncia se presenta comúnmente enlas Condiciones Generales de diversas pólizas de Responsabilidad Civil. Teniendo en cuentala redacción del segundo párrafo de dicho artículo, el asegurador solamente se liberaría (y porello la acción de recupero sería viable) si la falta de denuncia hubiera influido en la extensiónde la obligación asumida.Es decir que para que válidamente pueda existir acción de repetición contra el asegurado, elasegurador debería acreditar, amén del incumplimiento de la denuncia siniestral, la existenciade una cláusula de la póliza que convenga la caducidad en la especie, así como, y estoresultaría lo más complicado, probar en forma acabada que la falta de cumplimiento de la cargainfluyó en la extensión de la obligación a su cargo.   Vale reseñar que, en la generalidad de los casos, esta falta de denuncia no hace más onerosala obligación del asegurador (por ejemplo, en un caso típico de cobertura de R.C. automotores,la falta de denuncia en término no implicaría per se  que el asegurador esté en una situacióndesventajosa al momento de contestar la citación en garantía, tampoco haría más grandes alos daños reclamados, etc.)   Teniendo en cuenta ello, la acción de recupero contra el asegurado incumplidor se torna, en lapráctica y según lo que la experiencia indica, inviable.   Para citar unos ejemplos, la presente postura surge de los autos resueltos por la Sala A de laCámara Nacional Comercial en fecha 5 de marzo de 1998, caratulados “Cía. de Seguros UniónComerciantes S.A. C/ Talleres Ópticos de Negri S.A.”, así como de la Sala II de la Cámara  Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal de Capital Federal, en autos “Ciccia,Patricia Monica C/ Obra Social De Camiones y otros” de fecha 18 de junio de 1998. V.- A modo de resúmen.  La denuncia del siniestro en los Seguros de Responsabilidad Civil, así como el incumplimientopor esta carga de parte del obligado, posee un tratamiento diferenciado en nuestroordenamiento legal.   Existen dos posturas en relación a la sanción del asegurado por incumplirla carga del art. 115de la Ley de Seguros, buscando la primera de ellas respuesta en el texto art. 47 y la segundaen alguna cláusula de la póliza particular, habilitada a través de lo que indica el art. 36 2dopárrafo.   El tema ciertamente no es menor, en tanto la postura a adoptarse influye en la acción derecupero ulterior del asegurador frente a su asegurado moroso, respecto la sumas abonadas altercero, especialmente en lo que hace a sus posibilidades de éxito.   En lo que hace a tendencias jurisprudenciales, la Suprema Corte de la Provincia de BuenosAires parece haberse pronunciado por la aplicación del art. 47, mientras que la Cámara Civil yComercial Federal de la Capital Federal sostendría la posición contraria. A su vez, y teniendoen cuenta fallos encontrados, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial no parecetener un criterio único sobre el particular.   Con estas escasas líneas, realizadas a manera de glosa del texto legal, se espera haberaportado a dilucidar, en tanto existen frecuentes confusiones, que consecuencias trae alasegurado, así como al tercero, la falta de cumplimiento de la carga específicamente normadaen el artículo 115 de la Ley de Seguros.   [i]Mariano Pablo Sciaroni se recibió de abogado en la Universidad Católica Argentina en 1999,y cursó durante los dos años siguientes la Maestría en Estrategia y Geopolítica, obteniendo elgrado de Magister, en la Escuela Superior de Guerra del Ejército Argentino. Es abogadoasociado de Alchouron, Berisso, Brady Alet, Fernandez Pelayo & Balconi, desempeñándoseen el departamento de litigios y seguros.
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks