60345-174849-1-PB

18 pages
0 views
of 18

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Description:
Similar Documents
Tags
Transcript
  81 JULIO CÉSAR JULIUS CAESAR  R  ESUMEN : Julio César fue uno de esos  personajes de época, de aquellos que mar-caron un periodo de la historia y que repre-sentan al siglo en el que vivieron. En efecto, Cayo Julio César representa un pasado, un  presente y un futuro. Seguirá narrándose la historia de su vida, sus hazañas, sus errores y sus amores. Fue una persona extraordina-ria, al que un sinnúmero de escritores, juris- tas y lósofos le han dedicado importantes  páginas; coincidiendo en que dicho perso- naje cambió no sólo la historia de Roma sino del mundo occidental. La historia de Roma, tanto la republicana como la impe-rial, logrará siempre captar nuestro interés. Fueron tiempos de personajes heroicos y gestas sublimes. A BSTRACT : Julius Caesar was one of tho- se characters who dened an era, those who marked a period of history representing the century in which they lived. Indeed, Julius Caesar is a past, a present and a future. It will continue narrating the story of his life, his deeds, his mistakes and his loves. It was an extraordinary person, to which a number of writers, lawyers and philosophers have devoted very interesting pages, agreeing that this character changed not only the his-tory of Rome, but of the Western world. The history of Rome, both the Republican and Imperial, always will capture our interest. They were times of heroic characters and sublime deeds. It was the time of Caesar. P ALABRAS   CLAVE :  Julio César; República romana; Imperio romano; siglo I a. C. K  EYWORDS : Julius Caesar; Roman Repu-  blic; Roman Empire; rst century b. C. * Profesora en la Facultad de Derecho de la UNAM. Doctora  Honoris Causa  por el INACIPE. Especialista en Derecho comparado, Derechos romanistas y Derechos socialistas,  por la Facultad Internacional para la Enseñanza del Derecho Comparado “Felipe Solá Cañizares” de Estrasburgo, Francia. Entre otros reconocimientos, ha sido recipiendaria de la presea Sor Juana Inés de la Cruz, del diploma y medalla  IUS   al mérito editorial y de la Insignia de la Orden de Honor Docente. Sara B IALOSTOSKY  B ARSHAVSKY *  SARA BIALOSTOSKY 82 S UMARIO : I.  Introducción.  II.  Datos biográfcos. III . Autocrítica de Julio César. IV.  Su vida amorosa. V.  Literato y orador. VI.  Jurista. VII.  Militar. VIII . Sus últimos días. IX . Situación política en Roma antes de los Idus de marzo.  X.  Su muerte. XI.  Su testamento.  XII.  Roma después de su muerte.  XIII.  Confusión después de los  Idus de marzo. XIV.  Acuñación de monedas. XV.  Conclusiones. XVI.  Bibliografía. I. I  NTRODUCCIÓN P ara que todo un período, casi un siglo, se le pueda atribuir a una sola  persona; que represente un presente, un pasado y un futuro; debió haber sido tan extraordinario, que justique el que un sinnúmero de autores, escritores, lósofos, médicos, etcétera, se hayan avocado a su co -nocimiento y estudio. A él, a Julio César, estimados lectores, dedicaremos las siguientes páginas, reconociendo que Julio César logró cambiar no sólo a Roma sino al mundo; no cabe la menor duda de que Julio César, era un ser  privilegiado y genial. II. D ATOS   BIOGRÁFICOS Julio César nació el 13 de julio del año 100 a. C. (cabe hacer notar que la información en las fuentes varía al respecto) dentro de una familia patricia venida a menos; oriunda del país de los Sabinos, que llegó a establecerse en Roma acompañada de sus clientes. La familia fue acogida por el Senado, a  propuesta de Tito Tacio, colega de Rómulo, 6 años después de la época de los reyes. En el transcurso de los años, la mencionada familia, obtuvo 28 consulados, 5 dictaduras, 7 censuras y algunos otros dignos cargos Al cumplir 16 a ños, Cayo Julio César fue protagonista de una ceremonia tradicional, que representaba en la sociedad romana una especial solemni-dad que implicaba el acceso a la edad adulta; con ella, el  puer  1  se desprendía de la brilla , que consistía en un elegante collar hueco que contenía amuletos; que había usado desde su nacimiento. Asimismo, dejaba también de usar la vestimenta infantil, que consistía en una túnica corta, y se le vestía con la túnica de los adultos, que era recta, y la toga viril  , totalmente blanca. Al frente de una procesión formada por esclavos, libertos y clientes de su  padre, así como por sus amigos y parientes, salía de su domicilio, hasta el 1 El niño.  JULIUS CAESAR 83 Foro, donde era inscrito en la lista de ciudadanos, lo que incluía el derecho a votar y ser votado. Posteriormente se celebraba un banquete. El senador Cayo Julio César, padre de César, murió con el rango de pre - torio a nales del año 90 a. C., la hermana de su padre estaba casada con el gran Cayo Mario en el año 107 a. C.; cuando Mario y Cinna adquirieron el control de Roma a mediados del año 80 a. C., el joven César era su hijo favorito, quien se casó, algún tiempo después, precisamente con la hija de Cinna  ,  la cual le consiguió un sacerdocio prestigioso. El caso de César, sin embargo, fue distinto; su padre había fallecido ese mismo año (84 a. C.) de una manera inesperada, una mañana mientras se calzaba las botas; sufrió un ataque cardíaco. Esto, convirtió al adolescente Cayo en cabeza de familia, en  pater familias  de uno de los linajes más anti-guos de Roma: los  Iulii . César tenía muchos intereses intelectuales. Además de la gran pasión que tuvo por las letras, se preocupó por el estudio de la geografía, las ciencias naturales, la astronomía, las matemáticas, etcétera. Por instancias de César, el matemático griego Sosígenes, 2  reformó el calendario, al cual, en honor del propio César, se le llamó  Juliano , e inició su vigencia el 1° de enero del año 45 a. C. César mandó construir el puente sobre el río Rhin, el cual todavía servía y funcionaba en el s. XVI , como un clásico modelo para los ingenieros y arqui- tectos de esa época. En su tiempo llevó a Roma a sabios del mundo antiguo. III. A UTOCRÍTICA   DE  J ULIO  C ÉSAR  Como cualquier aristócrata romano, César pensaba que su prestigio personal era más importante que todo. Debemos señalar que si bien, en sus inicios de político y militar, se pre-sentaba como defensor de las normas constitucionales, debido a su éxito casi sobrenatural cambió de su posición inicial. Recibía honores y obsequios sin precedentes y seguramente, dejó la modestia a un lado. Al nal, se con - virtió en autócrata, César tenía un dilema y parecía feliz, ante la perspectiva de convertirse, en el futuro, en rey. 2 Filósofo griego (45 a. C.), comentarista de Aristóteles, fue maestro de Alejandro de Afrodisia. Son célebres sus estudios sobre los eclipses: Observaciones relativas a los eclipses  parciales .  SARA BIALOSTOSKY 84 IV. S U   VIDA   AMOROSA Hemos leído muchos comentarios sobre la vida amorosa de Julio César y sobre su relación con lo que hoy llamamos sexo débil. Cabe hacer notar que, en la época en que se convirtió en adolescente, el papel que desempeñaban las mujeres no tenía relevancia; mientras que Julio César era una máquina sexual difícil de satisfacer.Se comenta, que entre tantas mujeres que compartían el lecho del joven César, Cossutia fue la primera, quien pertenecía a una familia adinerada; el matrimonio por razones económicas, fue evidente. Dicha relación sólo duró un año, pero además, como era plebeya, César rompió los lazos matrimo -niales. Posteriormente César fue nombrado  Flamen Dialis  (Sacerdote de Júpiter) con carácter vitalicio, y a pesar de haber sido una unión meramente  política (como ya hemos señalado), César y Cornelia se enamoraron.Julio César contrajo nupcias 4 veces; tuvo una hija y un buen número de amantes. En una ocasión, cuando Sila le pidió a César que se divorciara, él contestó: “decidle a Sila, que sobre César sólo manda César”.En el año 84 a. C. Julio César contrajo nupcias con Cornelia hija de Cinna, como se comentó algunos párrafos arriba. Con esta unión, el joven César, empezaba a demostrar que era oportunista, y deseaba que su familia partici- para en la vida política de Roma; pero esa posibilidad de ascender, estuvo a  punto de truncarse en sus inicios, a causa de una gran crisis política. Cuando obtuvo el rango religioso más alto, el de Pontíce Máximo, 3  fue responsable también de las vírgenes vestales. 4  De ahí que los legionarios y otras personas decían: “ciudadanos, custo-diad a vuestras mujeres, tenemos con nosotros al adúltero calvo”; Curion en uno de sus escritos decía, “marido de todas las mujeres y mujer de todos los hombres”, aludiendo de paso a su supuesta bisexualidad. 3 Se trata de quien preside el Colegio de los Pontíces, uno de los colegios sacerdotales más antiguos e importantes de Roma, quienes tenían a su cargo la creación y custodia del derecho divino, además, era obligación del  Pontifex Maximus , la de tomar datos de los antecedentes y el año en que lo publicaran, los cuales, se llamaban annales maximi. 4 Al respecto, me permito dirigir al lector al artículo de mi autoría denominado: “Las vestales, una forma de liberación de la mujer en Roma”, a publicarse en la obra colectiva  Derechos humanos y equidad de género  (en prensa).
Related Search
Advertisement
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks