1932 - Los Soviets Su Origen, Desarrollo y Funciones

28 pages
97 views
of 28

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Los Soviets: Su origen, desarrollo y funciones (1932) Andreu Nin Origen y carácter de los Soviets La palabra rusa “Soviet” significa sencillamente Consejo o Junta. Sin embargo, es aún corriente la ignorancia del significado de este término a pesar de que la Revolución rusa lo ha incorporado definitivamente al vocabulario de todos los países. El término, pues, no tiene nada de misterioso, y el Soviet no es una creación propia exclusivamente del “alma eslava”, como pretenden los interesados en hac
Similar Documents
Tags
Transcript
  Los Soviets: Su srcen, desarrollo y funciones(1932)  Andreu Nin Origen y carácter de los Soviets La palabra rusa “Soviet” significa sencillamente Consejo o Junta. Sin embargo,es aún corriente la ignorancia del significado de este término a pesar de que laRevolución rusa lo ha incorporado definitivamente al vocabulario de todos lospaíses. El término, pues, no tiene nada de misterioso, y el Soviet no es unacreación propia exclusivamente del “alma eslava”, como pretenden losinteresados en hacer aparecer la gran revolución de octubre como unfenómeno específicamente ruso, sino una forma de organización y combateque la clase obrera rusa creó y que el proletariado de todos los países se haasimilado. Es posible que una gran parte de las masas explotadasdesconozcan el verdadero sentido de este término, opero éstas sabenperfectamente que fue con la divisa de “todo el poder a los soviets” que elproletariado ruso abatió el régimen capitalista en 1917, y que, con los Sovietscomo base, está edificando una nueva sociedad sin explotadores. Y esto,añadido al odio profundo que la burguesía siente por la idea de los Soviets,basta para que los trabajadores de todo el mundo comprendan que suemancipación está indisolublemente ligada al triunfo de esta idea.Pero esta comprensión, dictada por el instinto de clase no basta. Para losobreros y campesinos españoles el problema de los Soviets adquiere uncarácter eminentemente práctico, puesto que sin la creación de los mismo o deotros organismos análogos, su victoria será imposible. Es, pues, de una utilidadmanifiesta que las masas trabajadoras tengan una idea clara del origen,desarrollo, funciones de esas organizaciones.Los Soviets surgieron en el transcurso de la primera revolución rusa, la de1905. Su creación no fue debida a la iniciativa de ningún partido ni grupopolítico, sino que fue obra espontánea de las masas durante el desarrollo delos acontecimientos revolucionarios. Los Soviets no surgieron de una vez, conlas formas relativamente definidas que tomó octubre de dicho año, cuando emovimiento alcanzó su apogeo, sino que fue el resultado de la transformaciónde los distintos organismos de combate creados en el curso de la lucha. Seproducía un proceso muy srcinal. “La Historia —como dice el escritor rusoNevski— por medio de las masas obreras que la creaban, parecía pasar deuna forma de organización a otra, modificándola cada vez, eliminando unoselementos, introduciendo otros, ora simplificando, ora complicando laorganización.” En unos puntos, surgieron Soviets como un desarrollo natural delos Comités de huelga creados por los obreros ferroviarios. En otros, eldesarrollo de los mismos Comités de fábricas y talleres. Así ocurrió, por ejemplo, en Ekaterinos-lav, Rostov, Novorosisk, Kransnoyarsk, Kiev, Libau,Reval y otros puntos. Dichos comités, que en un principio no ‘perseguían otramisión que dirigir el movimiento huelguístico, se transformaban paulatinamente,bajo el impulso de los acontecimientos revolucionarios, en organismos  representativos de toda la clase obrera, que se ponían de acuerdo con losrepresentantes de los distintos partidos proletarios estableciendo una coaliciónde combate. Un origen igual tuvieron los Soviets en Petersburgo. En unprincipio se trataba únicamente de un sistema de representantes de fábricas,delegados por sus compañeros para tratar con los patronos, recaudar dineropara los huelguistas, etcétera, etcétera.La parición de estas organizaciones desempeñó un papel inmenso en eldesarrollo de la Revolución de 1905. Sin ellas, el movimiento habría escapadoal control del proletariado, pues antes de su creación, al frente del movimiento,se hallaban organizaciones de carácter netamente burgués, que habríandesviado al movimiento, privándole de la hegemonía del proletariado ysubordinándolo a la dirección de la burguesía liberal. Sin estas organizacionescreados por el proletariado en el fuego de la lucha, el poderoso movimiento de1905 no se habría podido transformar en insurrección.Sea como sea, el hecho es que la clase obrera rusa creó una organizacióncompletamente srcinal que se distinguía de todas las demás organizaciones,tanto por el hecho de que fue iniciativa suya exclusivamente, como por losprocedimientos empleados para su creación y los fines para que fueronconstituidos. Los Soviets son creados únicamente por las clasesrevolucionarias (obreros, campesinos, empleados); se constituyen, no deacuerdo con la ley, sino por la vía revolucionaria, por la actividad directa de lasmasas explotadas, y se transforman en instrumentos de la insurrección y en elembrión del futuro Poder proletario. En realidad, son ya un Poder, la dictaduradel proletariado en germen. “Obraban como si fueran ya poder —dice Lenin—apoderándose por ejemplo, de las imprentas (Petersburgo), deteniendo a losagentes de la policía que impedían que el pueblo revolucionario realizara susderechos. Actuaban como poder al incitar al pueblo a no dar dinero alGobierno. Confiscaban los fondos de este último (Comités de Huelga deFerroviarios en el Sur) y los dedicaban a satisfacer las necesidades delGobierno, del Gobierno Popular, revolucionario. “Los órganos de Poder descritos por nosotros —dice asimismo Lenin— eran la dictadura en germenpues, pues ese Poder no reconocía ningún otro poder, ninguna otra ley,ninguna otra norma, procediera de donde procediera. Un poder limitado,extralegal, que se apoya en la fuerza en el sentido más directo de esta palabra,es la dictadura. Pero la fuera en que se apoya y aspiraba a apoyarse estenuevo Poder, era no la fuerza de las bayonetas, no la fuerza del dinero ni decualquiera de las instituciones anteriores. Nada de esto. El nuevo Poder notenía ni las armas, ni el dinero, ni las antiguas instituciones. ¿En qué seapoyaba esta fuerza? En la masa popular. He aquí el rasgo distintivofundamental de este nuevo Poder en comparación con los órganos del Poder anterior. Estos eran órganos de Poder de la minoría sobre el pueblo, sobre lamasa de los obreros y los campesinos, Aquéllos eran los órganos del Poder delpueblo, de los obreros y campesinos sobre la minoría, sobre un puñado deagentes policíacos, de nobles u funcionarios privilegiados.En un principio, los partidos obreros no se dieron cuenta de la inmensaimportancia de los Soviets. Hasta diciembre, cuando la lucha tomó la forma deinsurrección armada, no comprendieron toda su profunda significación. Huboincluso tentativas de los representantes de dichos partidos para retirarse de los  nuevos órganos de nuevo Poder revolucionario. Pero, sin embargo, losbolcheviques fueron los primeros en comprender la importancia de los Sovietscomo órganos de la insurrección, como el marco más apropiado para realizar elfrente único de todos los elementos revolucionarios del proletariado, y así, amedida que los acontecimientos tomaban un carácter decisivo, eran losbolcheviques los que desempeñaban el papel principal de los Soviets.Lo que no ofrece la menor duda es que el proletariado ruso, al crear losSoviets, dio al proletariado internacional una nueva forma de organización de laclase obrera. Los Soviets son, en realidad, organismos netamenterevolucionarios, inconcebibles en la época de desarrollo pacífico y quepersiguen como fin la transformación inmediata y radical de todas lasrelaciones sociales. El prestigio de esa nueva forma de organización erainmenso entre la masa obrera rusa. Los trabajadores decían: “Lo que el Sovietdiga, haremos”; y en efecto, lo consideraban como su propio Gobierno, y susórdenes y decretos los llevaban a la práctica sin vacilar. Nunca ha existidoorganización alguna que contara con una confianza tan ilimitada de las masasy que estuviera ligada con ellas de un modo tan estrecho. Los obreros en lasfábricas elegían a sus diputados al Soviet. Estos debían dar cuenta de sugestión a sus electores y era cosa corriente que el diputado que no cumpliera asatisfacción de estos últimos la misión que le había sido confiada, fueradestituido y sustituido por otro. Como veremos más adelante, al estudiar lasestructuras de los Soviets, veremos que casi todos ellos contaban con unComité Ejecutivo para el trabajo corriente; pero todas las cuestionesimportantes eran ampliamente discutidas en las sesiones plenarias. LosSoviets era una organización de base y funcionamiento ampliamentedemocráticos.Las funciones y el papel de los Soviets se modifican según las circunstanciasdel momento. En un principio, como hemos visto, no son más que simpleComité de Huelga; más tarde, se convierten en organismos representativos detoda la clase obrera; luego, en órganos de la insurrección y en embrión delPoder; finalmente, con la victoria de la revolución proletaria, la forma soviéticaes la que toma precisamente la dictadura del proletariado. Los forma soviéticade la dictadura del proletariado es, pues, la forma del proletariado organizadocomo Poder estatal que da la posibilidad de la dominación política completa yse convierte en un poderoso instrumento de transformación social y política. Los Soviets antes de la toma del poder  El primer SovietEl primer Soviet surgió en Ivánovo-Vosnesensk.Ivánovo-Vosnesensk es el centro más importante de la industria textil rusa. Elmovimiento obrero de dicha ciudad era uno de los más antiguos del país. Lainfluencia de las ideas socialistas era muy fuerte, pero el movimiento se  distinguía por una característica especial: la de que el papel directivo no lodesempeñaba el agitador de fuera ni el intelectual, como ocurría a menudo,sino los elementos de la propia masa obrera de la localidad. La masa, sinembargo, era generalmente inculta, como ocurre a menudo en los obreros deesa rama de industria. La cual se ha distinguido siempre, en todos los países,por las pésimas condiciones de trabajo.El movimiento revolucionario de 1905 tuvo una repercusión inmediata sobreesa masa de obreros explotados, sobre todo por la proximidad de centrosproletarios tan importantes como Moscú y Oréjovo-Zúgeo, donde lafermentación revolucionaria había alcanzado el grado máximo.El 12 de mayo estalló en Ivánovo-Vosnesensk la huelga de los obreros textiles,que se transformó en una huelga general y desempeño un inmenso papel en lahistoria del movimiento obrero ruso. El 13, en la orilla de río Talki, en unaAsamblea de huelguistas, a la cual asistieron 30.000 obreros, fue elegido unConsejo o Soviet de 110 delegados, designados para llevar a cabo lasnegociaciones con los patronos y las autoridades en nombre de todos y para ladirección de la huelga. Ese Comité no era un Comité de huelga ordinario, tantopor su forma de elección como por su carácter. Desde el primer momento seestableció un estrecho contacto entre el Soviet y el Partido Socialdemócrata,cuyo Comité local inspiraba todas las resoluciones del nuevo organismo.El Soviet, bajo la influencia de los acontecimientos que se desarrollaban en elpaís, adquirió rápidamente importancia extraordinaria y un carácter revolucionario definido. Su fuerza y su prestigio eran inmensos. En realidad,durante ese período existió ya en Ivánovo-Vosnesensk el poder dual. No sepodía imprimir nada en ninguna imprenta sin la autorización del Soviet. Este senegó, por ejemplo, a autorizar la impresión de un documento en que unrepresentante de la autoridad se dirigía al nuevo organismo creado por lostrabajadores. Mientras que el Soviet sometía a su control la publicación detodos los documentos que emanaban la clase enemiga, publicaba librementetodo lo que se le antojaba. La propaganda socialdemócrata, por ejemplo, seefectuaba absolutamente sin ningún obstáculo. El Soviet utilizaba librementelos locales públicos, sin pedir permiso a nadie, para sus Asambleas y mítines.Este derecho se lo había conquistado por la fuerza, y nadie ni nada pudoimpedir que la clase obrera lo ejerciera, ni aun la matanza organizada del 3 de julio por las autoridades zaristas. Era, naturalmente, el Soviet el que dirigía lahuelga. No se admitía ninguna negociación separada; nada podía volver altrabajo si no era por acuerdo del Soviet. Éste organizó el servicio de protecciónde las fábricas y de los bienes de la ciudad, y durante todo el período en quefue dueño absoluto de la ciudad, y durante todo el período en que fue dueñoabsoluto de la población no se registró ni un solo acto de robo o de saqueo.Fue precisamente cuando se disolvió el Soviet que empezaron los asaltos a lastiendas.El Soviet tomó decisiones de carácter netamente político, que fuerontransmitidas el ministro de la Gobernación en un mensaje que firmaron todoslos diputados al Soviet, a cuya firma se añadió la de millares de huelguistas. Endicho mensaje se reclamaba la libertad de palabra, de reunión y de asociacióny la convocatoria de una Asamblea Constituyente. El Soviet exigió la formación
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks